Tipos de casos que más trabajan los detectives en Madrid

Tipos de casos que más trabajan los detectives en Madrid

El trabajo de los detectives privados en Madrid se asemeja mucho al de sus colegas en distintas ciudades españolas, y en general, al que realizan en las grandes metrópolis en distintas partes del mundo. Sin embargo, sí que existen ciertas particularidades respecto a la frecuencia con que los distintos tipos de casos que se trabajan. Ello puede depender sin duda de las características que tiene la propia sociedad española y madrileña, en cuanto al contexto económico y político, el perfil demográfico de la población (edad, origen, ocupación, conformación familiar, etcétera) entre otros factores. En definitiva, no podemos pensar que una ciudad es igual a otra y por lo tanto, para los detectives privados también hay pequeños detalles que cambiarán la cotidianidad de su trabajo y los casos a los que deberá dedicar sus esfuerzos. De acuerdo a nuestra propia experiencia en Detectives Monopol, hemos analizado los casos en que trabajamos y los tipos de casos en que más trabajan los detectives en Madrid son los siguientes:

 

Verificación de antecedentes

El primer lugar (con aproximadamente una cuarta parte de los casos investigados) corresponde a las investigaciones realizadas para verificar y corroborar los antecedentes de una persona. ¿En qué consiste este tipo de investigación? Para empezar podríamos decir que se trata del examen minucioso de la historia personal y profesional de una persona, y puede inscribirse en el marco de distintos tipos de investigaciones.

Un tipo muy común de casos en los que se demanda una verificación de antecedentes es cuando se busca una persona para cubrir un puesto de trabajo de alta responsabilidad, ya sea contratando nuevo personal o promoviendo a algún individuo que ya trabajaba en la empresa. Al tomar este tipo de decisiones, los ejecutivos de una empresa buscan si hay antecedentes desfavorables, los detalles de la historia laboral y educativa, el historial financiero, el historial de multas o inclusive el uso de redes sociales de las personas que optan para el puesto. Salvo por las restricciones legales que existen en torno al expediente clínico-médico de un individuo, es completamente legal que se contrate un detective privado para la verificación de los antecedentes de un individuo.

El investigador corroborará la información que la persona ha proporcionado, integrando un archivo personal completo, que abarcará tantos detalles como el cliente le demande. Hay, por ejemplo, personas que solicitan detalles del historial académico de sus candidatos al puesto, hay quien pone el énfasis en saber su estado financiero (si posee deudas, si está al corriente de los pagos de sus créditos, etc), y para otro tipo de puestos es más importante para el cliente saber si el candidato tiene estabilidad personal y familiar.

En la actualidad, muchos clientes solicitan también un historial del uso que las personas que optan para obtener el puesto han hecho de las redes sociales: si son indiscretos y revelan elementos de carácter profesional, si son serios y reservados, etc.

Supervisar las redes sociales
Un mal uso de las redes sociales puede costarle a una persona un empleo, sobre todo si se realiza una verificación de antecedentes.

Investigaciones civiles

Con prácticamente el mismo número de casos que la verificación de antecedentes, tenemos que los detectives privados en Madrid reciben muchas veces investigaciones que podríamos denominar genéricamente como “investigaciones civiles”. Este tipo de casos requieren que el detective reúna pruebas para juicios que involucran a dos ciudadanos y que abarcan una gran variedad de casos, incluyendo vigilancia doméstica o familiar, compensación laboral, personas perdidas, etcétera.

Con mayor detalle podríamos decir que una investigación civil se dirige a la búsqueda de información que pueda ser utilizada en un juicio civil. Es muy importante distinguir que un juicio civil es muy diferente, véase opuesto a un juicio criminal. En la mayoría de los casos este tipo de juicios implican a dos partes (dos ciudadanos o dos empresas) que se disputan un tema que atañe a sus derechos civiles. Por ejemplo, puede tratarse de que una persona demande a otra por un accidente doméstico, por una cuestión familiar, etc.

Existen muchos tipos de investigaciones civiles, entre las más comunes tenemos: la vigilancia doméstica o personalizada, que incluye por ejemplo la instalación de cámaras y circuitos cerrados para verificar el trabajo de una niñera y la instalación genérica de circuitos cerrados para garantizar que en casa todos los miembros de la familia estén a salvo; otro caso es la investigación relativa a la compensación laboral, es decir, a verificar que el trabajador no intente de forma fraudulenta obtener un pago por enfermedad o accidente de parte de su empresa o de la aseguradora laboral; las investigaciones de personas desaparecidas; las investigaciones enfocadas a reunir pruebas para dirimir la custodia de menores o aquellas que involucran el hecho de detectar la violencia intrafamiliar, negligencia en el cuidado de los niños o cualquier tipo de maltrato; investigaciones maritales, que incluyen la vigilancia de la pareja por sospecha de infidelidad, o el reunir pruebas para demostrar violencia doméstica, así como reunir información de uno o ambos miembros de la pareja antes del matrimonio.

Una investigación civil siempre se inicia con un análisis que se realiza tras la reunión inicial con el cliente y que determina los pasos y técnicas a utilizar. Así mismo, se finaliza con un reporte completo que incluye las pruebas en imagen, video o documentación que sustentan los resultados de la investigación realizada.

Supervisar un circuito cerrado
Supervisar con circuito cerrado a una niñera es una de las modalidades de investigación civil que puede abordar un detective privado.

Vigilancia

Otra cuarta parte de los casos que atacan los detectives privados en Madrid se podría definir de forma genérica como de “vigilancia”. Podríamos decir que hay un empalme con los otros dos casos de investigación que hemos expuesto hasta el momento, pero en este caso los clientes acuden a la agencia de detectives simplemente con el objetivo de hacer seguir o vigilar a otra persona, sin necesidad de integrar un dossier más elaborado.

La vigilancia podemos definirla como la observación cercana, minuciosa y detallada de una persona, sitio u objeto. Es en sí, la práctica de observar un sujeto para documentar e identificar cualquier contacto, interacción o desplazamiento del mismo. Hay muchos casos en los que se puede recurrir a la vigilancia, entre ellos los ya mencionados dentro de las investigaciones civiles, además de, por ejemplo, el robo recurrente, el vandalismo, la posesión temporal de un objeto particularmente valioso, un fraude empresarial, o laboral, entre muchos otros. Una vigilancia minuciosa puede solicitarse como parte de una investigación civil, para documentar la ubicación de un individuo o para hacer un registro detallado de las actividades que se realizan en torno a un sitio específico, entre muchas otras oportunidades o casos.

Una preocupación que tienen los clientes que solicitan un trabajo de vigilancia es si ésta es legal o si afecta la privacidad / vida privada. La vigilancia debe realizarse en sitios públicos, de forma profesional para no infringir ningún tipo de legislación que proteja la vida privada. He aquí una razón por la que contratar un detective privado en una agencia reglamentada y certificada oficialmente. En general, de acuerdo a la legislación española, la vigilancia es legal, mas no su difusión pública.

Vigilancia
La vigilancia: un elemento básico y un caso frecuente en el trabajo de un detective privado

Investigaciones relacionadas con el pago de pólizas de seguros

Otro tipo de casos que se presentan para las investigaciones privadas en esta gran ciudad, la representan las investigaciones de seguros. Hay tantos tipos de investigaciones relacionadas con fraudes de seguros como tipos de seguros, es decir, es una especialidad muy amplia y compleja en el campo de la investigación privada.

Las investigaciones de fraudes de seguros utilizan técnicas de vigilancia, de búsqueda de registros y entrevistas para verificar el fraude realizado al cobrar seguros de salud, automóviles, seguros de vida y seguros de trabajo. También se puede considerar que una investigación de seguros es una sub-categoría de las investigaciones de fraude, pero por la frecuencia con que este tipo de fraude se realiza, y el coste que implica a las compañías aseguradoras, es un tipo de investigación que se realiza con bastante frecuencia y que ha adquirido características propias. Las compañías aseguradoras suelen contar internamente con departamentos de investigación, pero se necesita una empresa independiente que certifique de forma objetiva el fraude, ya que contar con más pruebas es fundamental para que una aseguradora pueda negarse a pagar una prima que ha sido cobrada de forma fraudulenta.

Una investigación de este tipo intenta determinar si una persona ha mentido al cobrar una póliza de seguros. El tipo de fraude a investigar puede ser de seguros de salud, seguros de automóviles, seguros de una vivienda, seguros de vida, seguros laborales, etc. Finalmente cabe aclarar, que este tipo de investigaciones no competen sólo a las compañías de seguros. Se da el caso de que una persona monte de forma fraudulenta un accidente de tráfico para involucrar a un tercero en su cobro fraudulento. Así que estas personas que son “tocadas” tangencialmente por el fraude, también pueden solicitar este tipo de investigación.

Tipos de casos de investigaciones por seguros
El cobro fraudulento de pólizas de seguro de autos es un motivo más para que las personas acudan a contratar los servicios de un detective privado.

Investigaciones empresariales

Las investigaciones empresariales o corporativas quizá no son tan numerosas como las anteriormente mencionadas, pero igualmente se presentan con una cierta frecuencia. Se trata de un tipo de investigación centrada completamente en un negocio o empresa y puede involucrar la verificación de la legitimidad de un socio comercial, la búsqueda de un bien o información perdida, la identificación de fallos en la red de confianza dentro de una empresa que permita el filtrado de información, el daño a la reputación de una empresa, etc.

Como podemos ver, el manejo de la información es fundamental en este tipo de investigaciones. Y esto sucede porque en la actualidad, la información es el bien más preciado de una empresa. Es por ello que la encriptación adecuada de las redes internas y la confianza depositada en los empleados son elementos que no deben obviarse. En ocasiones, las empresas recurren a un detective privado para probar la seguridad interna de su red de manejo de información, antes de tener que lamentar fugas o filtraciones.

Así mismo cabe aclarar que la informatización del manejo de la información requiere una preparación más técnica y específica para un detective que se centre en la investigación corporativa.

Investigación corporativa
La investigación corporativa suele centrarse en el manejo de la información de la empresa o negocio.

 

Otros tipos de investigación menos frecuentes

Hay muchísima variedad en los casos que un investigador privado puede abordar en una gran ciudad como Madrid, aunque algunos no son tan frecuentes. Entre estos casos que se presentan en menor número tenemos:

  1. Localización de personas
  2. Acoso
  3. Niños perdidos
  4. Detección de drogas
  5. Ubicación de objetos de valor
  6. Dirimir disputas en torno a construcciones inmuebles
  7. Localización de automóviles y maquinaria industrial
  8. Reconstrucción de accidentes

Como podemos ver, el abanico de casos va de lo personal a lo empresarial, pasando por lo laboral y los casos que involucran a las compañías de seguros. Lo que podemos destacar en este análisis es que en una gran ciudad como Madrid, el trabajo de los detectives privados suele centrarse en la vigilancia, ya sea para conformar un expediente para la comprobación de antecedentes o en el marco de investigaciones civiles. Cualquiera que sea el caso concreto que precise un investigador privado, no dudes en recurrir a una agencia especializada y prestigiosa como Monopol.