Información sobre menores

Los padres que llegan a nuestro despacho preocupados por sus hijos son principalmente
por problemas sobre adolescentes. Los cambios que se producen en esa edad no son
solo físicos, sino psicológicos, no se sienten comprendidos por sus padres y su entorno
social.

A esta edad están desarrollando su personalidad, desobedecen, tienen comportamientos
inadecuados, rebeldes. La presión social que ellos sienten puede conducirlos a tomas
decisiones equivocadas.

Cuando los progenitores se encuentran con estas situaciones, no saben cómo encontrar
la solución, los hijos no les cuentan lo que les está pasando, se alejan de sus padres, la
toma de decisiones es difícil.

Acudir a despacho de detectives

Es el momento de acudir a nuestro despacho de investigación para poder controlar al
menor y saber qué es lo que está pasando realmente. En Detectives Privados Monopol
https://www.monopol.es, llevamos muchos años ayudando a nuestros clientes a tomar
decisiones con sus hijos menores. Tenemos un equipo especializado en investigaciones
a menores,
con gran experiencia, que abarca todos los problemas que surgen en la
adolescencia, drogas, alcoholismo, violencia, apuestas, tráfico, absentismo del colegio,
bullying, redes sociales, etc.

Formar parte de un grupo es lo que los lleva a cometer robos, beber alcohol, consumir o
traficar con drogas, realizar actos incívicos, sexo, pornografía, o faltar a la clase.
¿A que llamamos control de menores? Una de las técnicas más efectivas para que los
padres puedan saber qué es lo que hacen sus hijos, son los seguimientos. Una vez que se
identifica el problema se puede provenir o buscar la solución.

Tipo de investigaciones

En este tipo de investigaciones, se suele tener una reunión con los padres, para que nos
indiquen cual es el problema, cuáles son las costumbres del menor, los amigos que
tiene, los lugares donde suele frecuentar. A los padres les informamos que la
investigación es totalmente legal, ya que tienen un interés legítimo en esclarecer el
comportamiento de su hijo. Una vez que esta fase se ha concluido, presentamos a los
padres o tutores del menor un plan de actuación, que va a durar varios días de
investigación, tanto entre semana como en fin de semana.

Cuando las indagaciones han concluido y se han obtenido los objetivos marcados, es
decir, se ha averiguado el problema del menor, las circunstancias y amistades que le
rodean, se tiene la última reunión con los padres para programar las actuaciones a seguir
y asesorar sobre las diferentes soluciones que podrían tomar.
Los padres se llevan un dosier con todo lo acontecido en la investigación, las fotografías
efectuadas, los lugares que realmente frecuenta, sus amistades y todas las pruebas obtenidas, así como los testimonios de las personas contactadas. Por tanto, se investiga
el comportamiento de riesgo del menor y sobre todo las personas que están influyendo
negativamente al adolescente.

La importancia de internet

Hay que mencionar por la importancia que tiene entre los adolescentes en la actualidad
los problemas con las nuevas tecnologías e internet.
Este uso de las tecnologías
comienza cada vez más temprano, los jóvenes se aíslan cada vez más en su pequeño
mundo, se cierran a sus familias, lo que produce una falta de comunicación entre las dos
generaciones.

Entre las familias separadas, los problemas se agravan, el abandono de los menores se
produce con mucha frecuencia en los procesos de divorcio, aumenta el consumo de
alcohol y estupefacientes. En las investigaciones sobre el bullying que han aumentado
en los últimos años nos permite conocer la situación del menor, quienes son los
acosadores y cómo está afectando el acoso en la conducta del adolescente.
Por tanto, acudir a un despacho de detectives privados como Monopol, ofrece
tranquilidad a los padres para mantener por el camino correcto a sus hijos, se ayuda a
conocer qué esta sucediendo con los adolescentes y a solucionar los problemas que
tienen estos. Así mismo, se prevén y evitan comportamientos criminales que pueden
llevar a arruinar la vida de muchos jóvenes en el ámbito laboral, al tener el estigma de
los antecedentes penales.