Investigaciones sobre franquicias

Experiencia en las investigaciones sobre franquicias

En Detectives Monopol llevamos más de veinte años realizando investigaciones sobre franquicias, con un equipo experimentado en todos los problemas que surgen a los franquiciados. Esto aporta a las empresas resultados excelentes y rentabilidad en el gasto.

El franquiciador es una empresa que cede al franquiciado la explotación de su marca y su  negocio, para que preste venta los bienes y servicios  a cambio de una prestación económica, que suele ser inicial y otra mensual. Los franquiciadores dejan la explotación de su marca al franquiciado en una zona acordada previamente, y este tiene que prestar los servicios del franquiciador y queda obligado a mantener la imagen de la marca. 

La marca siempre es propiedad del franquiciador quien establece los términos del uso de la marca y la imagen de la empresa.  Por tanto, es el franquiciador quien tiene que controlar cómo se usa la marca y cómo se explota el negocio.  

El franquiciado se beneficia de la imagen, de la marca del franquiciador y de la publicidad que este hace en el mercado. A cambio el franquiciado se compromete a una serie de obligaciones  con el franquiciador, para asegurar el buen funcionamiento del negocio.

Detectives privados para casos de investigación en franquiciados 

Aquí entran las empresas de detectives privados, con el fin de comprobar si el franquiciado explota correctamente el negocio y sigue escrupulosamente sus obligaciones con la gestión del negocio.

El franquiciado vende los productos o servicios del franquiciador, y este tiene la posibilidad de controlar diversos aspectos de la relación entre los dos. Así, se puede investigar en las instalaciones del franquiciado, si los empleados tratan correctamente a los clientes; que vendan únicamente los  productos y servicios del franquiciador; si se llevan los sistemas que ha implantado el franquiciador; que exponen los productos y servicios con la marca del cliente; si los proveedores son los establecidos por el  franquiciador y si informen a otras empresas los procedimientos y métodos de actuación del franquiciador.

En el contrato entre el franquiciador y el franquiciado figuran todos los derechos y obligaciones de las partes y es ahí donde nos centramos. Se suele investigar las violaciones de los métodos por parte del franquiciado pactados en el contrato, la competencia desleal y cualquier posible riesgo que surja.

En la mayoría de los casos se suele establecer un control en el establecimiento durante varios días, para determinar cómo se comportan los empleados con los clientes, qué tipo de productos o servicios se ofertan, sin embargo los precios son los mismos que marca el franquiciador. Nos fijamos en los estantes, en la limpieza del local, en los signos distintivos y la marca que figura expuesta. De todo ello se realiza un informe y se hacen fotografías, videos y grabaciones para dejar constancia de la información.

Control de entregas, facturas y otros factores 

En todas las visitas que se hacen, se adquieren productos o servicios ofertados por el establecimiento, y se controla las entregas de facturas y tickets al cliente, por último, se observan los horarios de apertura y cierre y los días de descanso. Todas las indagaciones las realizan detectives de Monopol con experiencia en franquicia, que garantizan unos resultados excelentes. Se recaban testimonios de comercios colindantes con el establecimiento, las opiniones que tienen los clientes sobre el comercio. Toda esta información y las pruebas obtenidas se entregan al cliente. Con el objeto que tenga las bases para tomar sus decisiones sobre el franquiciado, y decidir si es de fiar y si cumple con lo pactado.