La investigación y el maltrato psicológico

El maltrato psicológico es más difícil de percibir que el maltrato físico dentro de las relaciones familiares o de pareja, a pesar que son igual de agresivas las dos.

En Detectives Privados Monopol llevamos muchos años ayudando a las víctimas de maltrato psicológico, para poder demostrar esta relación con su pareja, a pesar de lo difícil que es la demostración y la obtención de pruebas en estos casos, porque llega a ser imperceptible.

El maltrato físico no es la única forma de maltrato, ya que se pueda dar, controlando a la pareja por medio del teléfono, redes sociales, las amenazas, cualquier forma de intimidación de palabra u obra.

Definición de maltrato

Podemos definir el maltrato psicológico como cualquier comportamiento agresivo que se ejerce con intención sobre una persona con algún vínculo familiar, laboral, o escolar que no produce ningún daño físico. Pero produce en la víctima daños psicológicos con secuelas evaluables.

Por tanto, lo más importante del maltrato psicológico es poder demostrar la intención del agresor sobre la víctima con pruebas, para que tenga efectos en un juzgado. Ahí es donde entran los detectives privados para ayudar a la víctima en la obtención de pruebas. Es necesario que este maltrato que se quiere demostrar se repita durante un tiempo, es decir que no sea esporádico.

En muchas ocasiones el maltrato psicológico es peor que el maltrato físico, ya que las secuelas perviven en la persona afectada, incluso cuando ha finalizado la convivencia o se ha terminado la relación laboral.

 El maltrato psicológico se presenta de diferentes formas

El maltrato psicológico se presenta de diferentes formas, unas son más fáciles de demostrar, pero todas tienen algo en común, las consecuencias negativas sobre la persona. Este comportamiento sobre la víctima siempre es tóxico, puede ser verbal, con gestos, o con una mera actitud. 

El objetivo del agresor es minusvalorar a la víctima, intimidarla, desestabilizarla emocionalmente, hacerla sentir culpable, para que al final el agresor domine a la víctima y pueda hacer lo que quiera con ella.

Como hemos dicho antes es difícil la demostración del maltrato, pero hay comportamientos que se pueden demostrar más fácilmente que otros como el trato desconsiderado, la falta de respeto delante de los demás, la desatención de los menores, ancianos, abandono emocional.

Por tanto, el maltrato psicológico se centra en el trato personal que se ejerce sobre la víctima de forma sistemática. El agresor aprovecha la superioridad de su poder o su fuerza  de forma estratégica, con mentiras, amenazas o calumnias.

La consecuencia del maltrato psicológico es un estado de destrucción de la víctima, que quiebra su autoestima, produciendo un sentimiento de culpabilidad.

Distintos ambientes

Los distintos ambientes del acoso psicológico son tres: 

  • El familiar. Es el más frecuente y se puede dar entre cónyuges, hermanos, hijos a padres, parejas.
  • El laboral. Se suele dar por la superioridad entre empleado y jefe y entre compañeros-
  • En las aulas: Tanto en los colegios como en la universidad. Se da entre alumnos, entre profesores y entre alumnos y profesores.

Por sus formas de influir en la víctima se puedan agrupar en tres tipos de acoso psicológico:

  • El de superioridad. El maltratador somete a la víctima a su voluntad, retirando su libertad.
  • El de amistad: El maltratador aisla a su víctima de su entorno social y familiar, cortando todas las vías de comunicación con sus amigos y familiares.
  • Por último está el económico: En este caso el acosador controla los gastos de su víctima y su patrimonio.

En Detectives Monopol, llevamos muchos años ayudando a nuestros clientes a demostrar este maltrato. Nuestras pruebas son concluyentes en los juzgados.