Razones para contratar un detective privado

El  motivo para acudir a un detective privado puede ser para conocer el comportamiento de una persona cercana o a veces mucho más serio. Quizá por ser la víctima de un robo o de alguna situación violenta, y posteriormente haber recibido de la policía una respuesta de que no pueden hacer nada por falta de pruebas. Esta respuesta  no es porque la policía esté integrado por personas perezosas o que no hacen bien su trabajo, es por su carga de trabajo y es de mucha ayuda tener algo desde donde comenzar, sobre todo porque el trabajo del detective será más enfocado a un caso muy particular.

Al contratar un detective privado, se debe contratar una empresa que pueda aportar una considerable experiencia. En Monopol, llevamos más de 40 años atendiendo clientes que abarcan diversas necesidades, desde investigaciones empresariales (económicas, laborales, de propiedad industrial, siniestros…) a investigaciones privadas (infidelidades, búsqueda de personas, arrendamientos urbanos…).

Se debe recordar que la experiencia es clave en nuestro sector. Es fundamental que se determine el tipo de experiencia que tiene el detective particular que se está contratando. Se debe de solicitar conocer su experiencia,  los años de servicio en el sector privado. De esta forma se tendrá una visión clara de su experiencia.

Si se han establecido previamente las razones por las que se va a contratar los servicios de un detective privado, es importante que se considere contratar uno cuya oficina esté bien situada. Por ello, para la zona de Madrid recomendamos que acuda a nuestras oficinas y  se plantee la situación, ideas y dudas. Sobre todo si es la primera vez que se acude a una empresa de detectives, es importante no quedarse con dudas e ideas falsas. Hay que profundizar, preguntar y de esta forma cuando se llegue a un acuerdo con la empresa, se estará tranquilo de que la investigación se desarrollará de la mejor forma.