Detectives privados y las cámaras de vigilancia en la calles

Los detectives privados tienen la facultad de usar cámaras de video en la calle para sus investigaciones

Esta prueba videográfica se puede aportar en los Juzgados y Tribunales, como apoyo del informe que presenta el detective.

Estas videocámaras que utilizan los detectives privados no son las únicas que se pueden ver por las calles. Hay otras cámaras que están fijas y que también son legales, ya que cumplen con la normativa vigente. Todos nos hemos dado cuenta que desde hace unos años estamos controlados  por la tecnología en las calles; los establecimientos, las  tiendas, los transportes públicos, los organismos oficiales, las empresas, los bancos, todos tienen cámaras. Es la tecnología que  ha llegado en este siglo, para hacernos la vida más segura.

No obstante a todos estos dispositivos y sistemas de seguridad, nos hacen sentir seguros, pero también en ocasiones preocupados por nuestra intimidad, al sentirnos vigilados.

Por tanto, se plantea las ventajas y desventajas de vivir en una sociedad donde la tecnología nos controla nuestras vidas, se sabe en qué calles hemos estado, los comercios que frecuentamos y los bancos donde  hemos entrado. En la calle se puede identificar a las personas a través de la fisonomía de la cara, analizan sus rasgos físicos y  llegan a establecer la identificación de una persona.

La gran ventaja de las videocámaras para los detectives privados

La gran ventaja de las videocámaras en las calles y sitios públicos, es que las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado pueden utilizarlas para resolver delitos que se han cometido en estos lugares. El juez de instrucción puede servirse de ellas para poder identificar a los delincuentes en una causa que esté instruyendo.

No solo las cámaras sirven para resolver delitos, también pueden ayudar a cualquier persona que esté siendo agredida en la vía pública. Las cámaras en las urbanizaciones también sirven para que los vigilantes de seguridad puedan controlar los recintos cerrados. Cualquier cámara en la vía pública es una medida disuasoria para que el delincuente se lo piense dos veces antes de cometer un delito.

Cámaras en los coches

Algunas personas llevan una cámara en el coche grabando constantemente, creen que les da seguridad ante  algún percance y  que se pueda comprobar qué ha sucedido. No obstante  no saben  que es ilegal llevar en el coche una cámara de vídeo que grabe de forma indiscriminada. 

El dilema entre seguridad e intimidad de las cámaras de videovigilancia se resuelve a través de la Ley Orgánica de Protección de Datos, que arbitra un mecanismo por el cual una grabación solo puede estar un máximo de un mes en los archivos de cada fichero. En este tiempo las
Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado pueden solicitar una copia de la grabación para una posible investigación de la comisión de un delito o para la resolución de un atestado. Por tanto, existen mecanismos legales que protegen la intimidad de las personas, a través de esta Ley Orgánica de Protección de Datos que se encarga entre otras cosas de proteger la imagen de las personas. Cualquier fichero debe estar registrado en la Agencia Española de Protección de Datos.

Por tanto, las videocámaras situadas en los lugares públicos son necesarias para aumentar la seguridad en esos lugares, ayudan a resolver delitos y están controladas por la Agencia Española de Protección de Datos.