Código deontológico detective

Actuaciones de un detective privado

Para las firmas españolas, los detectives privados se pueden encargar de efectuar  búsquedas en bases de de carácter financiero y archivos digitales para buscar posibles fraudes. A pesar del gran abanico de actividades que pueden realizar los detectives, la constante es siempre la misma, localizar pruebas para llegar a diversas conclusiones. Los detectives privados en Madrid, como en otras grandes ciudades, resuelven misterios o solucionan problemas personales bajo contratos individuales. Algunas de las actividades que llegan a un detective privado son el conocer  los padres biológicos de una persona o el control de un cónyuge. Sin embargo, cuando un detective privado descubre pruebas sobre un crimen auténtico, debe proporcionar sus descubrimientos a la policía.

Ello no quiere decir que los detectives privados no participen en la resolución de un delito. Muchos, por los diferentes contratos que puedan firmar, llegarán a investigar detalles de algún delito, pero siempre se necesitará la autorización del Juez que esté conociendo el asunto. En algunos casos cuando la policía no continúa la investigación debido a la ausencia de pruebas, se puede solicitar la autorización  para que el detective continúe con la investigación. Es generalmente el afectado o algún familiar quien contrata los servicios de un detective privado para que continúe con las investigaciones. Puede llegar a suceder que lo que los detectives privados descubran con sus investigaciones lleven a la re-apertura oficial del caso.

La preparación de un detective privados se forma en las universidades en el grado de criminología, aunque siempre es conveniente tener conocimientos en otras ramas,principalmente informática y lo mas importante es enriquecer esta preparación académica con la experiencia de los años de trabajo. Muchos detectives privados empezaron como asistentes, con lo que ganan habilidad y van progresando poco a poco en sus capacidades como investigadores.

Así mismo, para ser un buen detective es necesario tener curiosidad, ser intuitivo y capaz de pensar de forma  lógica. También es de mucha ayuda ser extrovertido y tener buena capacidad de comunicación. Finalmente, cuanto más desarrollada está la tecnología, más importante es para un detective saber manejarla bien y de forma profesional, puesto que la  informática, el manejo de cámaras y micrófonos son fundamentales para un trabajo bien realizado.