Ser detective es un trabajo excitante, pero muy alejado de esa imagen representada desde hace tantos años en literatura y televisión. Un buen detective tiene el objetivo de obtener y presentar pruebas sobre hechos privados, concretamente aquellos focalizados en el ámbito económico, laboral, mercantil, financiero...