Detectives privados e infidelidad: una situación delicada

Detectives privados e infidelidad: una situación delicada

El pensar que tu pareja pueda estar engañándote con otra persona es sin duda una idea devastadora. Lo que quieres es conocer la verdad, y hay pocas probabilidades de que tu pareja, si realmente te está engañando, te dé las respuestas que podrían devolverte la tranquilidad. Aún que una persona no tenga un affaire fuera de su relación de pareja, para la persona que alberga las sospechas sus respuestas (por más categóricas que sean), pueden no ser suficientes.

La duda puede llevarte a sentirte ansioso, deprimido y afectar tu autoestima y la forma en que llevas los asuntos de tu vida cotidiana, por estarle dando vuelta continuamente a las dudas y sospechas que albergas respecto a tu pareja. Lo que necesitas en una situación así son respuestas concretas y certeras ante las dudas que te acosan respecto a la infidelidad de tu pareja. Como en muchas otras situaciones de la vida, es mejor conocer la verdad que estar con la incertidumbre. Es en ese punto que un detective privado en Madrid puede resultar de mucha ayuda.

Un detective privado profesional, como los que formamos parte del equipo de Monopol, te ofrecerá una investigación de infidelidad discreta y de alta calidad. Pero además, te ofrecemos lidiar con toda la situación con la delicadeza que demanda un asunto tan íntimo y personal.

¿A qué nos referimos en concreto al hablar de la infidelidad como una situación delicada? Aquí algunos puntos al respecto.

Detectives privados e infidelidad

Los elementos que pueden indicar infidelidad

¿Qué elementos pueden disparar esta sensación ardiente de duda en una persona? ¿Qué se puede detectar en la pareja que nos lleve a necesitar respuestas y pruebas al respecto? Evidentemente, ninguno de estos elementos es una prueba fehaciente de que tu pareja te engañe, pero al leerlos quizá encuentres la fuente de tu molestia y puedas tomar medidas más concretas al respecto.

a. Tu pareja está distante y lo notas en cierta medida “fuera” de la relación, es decir, puede ser que intente evitar el contacto físico, que no te abrace o bese con frecuencia, que haya cambiado sus patrones de convivencia e interacción, y que hayas notado cambios grandes en la forma en que se comporta en la vida cotidiana en relación a ti.

b. Cambios en la vida sexual. Si has notado que tu vida sexual disminuye drásticamente sin que haya otros elementos externos que la afecten (incremento de carga laboral, nacimiento de hijos, muerte de un familiar…), es posible pensar que tu pareja te engaña. Es obvio que si una persona obtiene satisfacción sexual con otra persona, no querrá tener encuentros sexuales con su pareja con la misma frecuencia. Hay que poner atención a los cambios claros en la vida sexual y analizarlos.

c. Tu pareja coquetea con otras personas. Si has notado recientemente que tu pareja tiende a coquetear sin discreción con otras personas, es viable considerar que quizá te esté siendo infiel. Recuerda que esto es solamente un indicio y para estar seguro de que tu pareja te engaña necesitas más pruebas al respecto.

d. Tu pareja se ha vuelto irascible y se queja de que se siente oprimido en la relación. Este tipo de actitud se manifiesta en conversaciones muy breves y cortantes, en quejas continuas de lo mal que se siente en la relación. Una persona que ya es infiel se quejará mucho para salir de la relación sin sentirse culpable, e incluso jugará el papel de víctima en ocasiones.

e. Tu pareja está a la defensiva. Si tu pareja reacciona de forma agresiva y a la defensiva cuando le realizas preguntas qué ha estado haciendo en su tiempo libre o en el trabajo, se debe quizá al hecho de que te está siendo infiel. Es una señal de alerta el hecho de que tu pareja reaccione a cualquier pregunta con evasivas un tanto agresivas.

f. Un cambio de horario drástico. Si repentinamente el horario de actividades de tu pareja cambia sin explicación aparente, puede deberse al hecho de que esté frecuentando a otra persona. Puede justificarlo por ejemplo con el hecho de que ha aumentado su carga de trabajo o de reuniones de trabajo, pero si este cambio se acompaña de una actitud sospechosa, puede ocultar una infidelidad.

g. Tu pareja ha cambiado su apariencia de forma drástica (se ha apuntado al gimnasio, cambia de guardarropa…) y si al mismo tiempo ha cambiado sus horarios de actividad, quizá se deba a que está intentando impresionar a alguien más. No es una prueba irrefutable, pero puede sin duda disparar las sospechas de infidelidad.

h. Las mentiras. Si has descubierto que tu pareja responde con mentiras de forma repetida a tus preguntas, es una señal no sólo de que puede serte infiel, sino de que hay algo que no va bien en la relación, y ello sin duda dispara la sensación de duda, de incertidumbre y de malestar emocional que es tan incómoda de vivir en la cotidianidad y que sólo se disipa con una certeza de lo que está sucediendo.

Investigaciones sobre infidelidad

La duda y sus efectos en la vida personal

La duda es un elemento que realmente puede dañar una relación. Afecta la confianza y si no existe confianza, la relación está en riesgo (exista o no razón para la duda). Aparte de contar con certezas, una buena idea para enfrentar las dudas en una relación es asistir a terapia matrimonial. Y es que una relación sólida y llena de detalles agradables, es una de las mejores formas de salir de periodos depresivos y de problemas psicológicos tales como la ansiedad y la baja autoestima. Por ello es que la duda en una relación puede ser un elemento muy destructivo para una persona.

De hecho, emocionalmente es muy complicado desenvolverse cotidianamente cuando hay una sensación constante de duda. Se pueden ver afectadas nuestra capacidad de tomar decisiones, de ver el abanico de posibilidades que tenemos ante nosotros, pues este tipo de emociones limitan nuestro sentido del control, y ello afecta no sólo a las decisiones que tomamos en la pareja, sino que la incertidumbre puede ampliar su rango de influencia y hacernos tomar decisiones de forma acelerada o poco reflexiva en el contexto laboral y en otras relaciones personales. Ello es debido a que la ansiedad y la tristeza que podemos asociar a vivir en un periodo de duda constante hacen que psicológicamente seamos incapaces de ver todas las opciones que existen a la hora de tomar una decisión. Es como si cayésemos en una trampa tendida por nuestras propias emociones que nos hace más complicado apreciar las distintas alternativas. Es por ello que es recomendable contratar un detective privado que nos ayude a confirmar o desechar nuestras dudas.

Acudir a un detective privado no es una solución extrema

Como podemos ver, son muchos los elementos que pueden desencadenar la duda en una persona respecto a que su pareja le sea infiel. Y una vez que la duda está instalada, desencadenará una serie de problemáticas psicológicas más complejas, por lo que no hay que considerar el hecho de contratar un detective privado como una solución extrema, que sólo se aplica a “otras personas” más desesperadas.

Hay que tener en cuenta que en una zona urbana como Madrid son muchas las personas que enfrentan este tipo de situaciones con sus parejas. Y es normal. Las relaciones de pareja son complejas y complicadas, no es sencillo tener una excelente relación de confianza, así que ante una situación de duda fuerte, de muchos indicios que lleven a pensar en la infidelidad, debemos acudir a un detective privado. Es una reacción normal al hecho de recibir evasivas como respuesta, y no debe considerarse como una falta de confianza. Es simplemente un mecanismo válido para salir de una tensa y desagradable sensación de duda continua.

Tratar la infidelidad con discreción y delicadeza

Al acudir a un detective privado cuando se poseen dudas serias respecto a la fidelidad de la pareja, las personas también pueden sentirse inseguras al dar este paso si no cuentan con la certeza de que este asunto tan complejo será tratado con la delicadeza y discreción que merece.

Y es que a diferencia de las investigaciones económicas o laborales, el investigador privado que se sumerge en una investigación de infidelidad debe saber que es un asunto muy personal y que involucra sensaciones encontradas en las personas. No sólo la primera cita y el hecho de reconocer que nos hace falta realmente saber qué es lo que está pasando en nuestra pareja, sino también el obtener los resultados y confirmar las sospechas de infidelidad. Todo es un proceso muy íntimo, y por eso debe ser tratado con la máxima discreción y delicadeza.

Hay que tener en cuenta ciertos elementos que pueden presentarse como resultado de una investigación tan personal:

a. Las personas se dan cuenta que ya sabían lo que estaba sucediendo. Al menos en los Estados Unidos, el 85% de las mujeres que sospechaban que su pareja las engañaba y el 50% de los hombres, se dan cuenta que estaban en lo cierto al recurrir a un detective privado. Esto puede implicar una amplia serie de reacciones psicológicas a la hora de recibir el reporte final que el detective privado entregará con las pruebas de la infidelidad.

b. Las personas quieren recuperar la paz y la tranquilidad a pesar del resultado de la investigación. Lo que mencionábamos: la duda altera, maltrata psicológicamente a la persona que sospecha. Así que a pesar del impacto de recibir las pruebas que confirmaban las tristes sospechas, se siente una gran tranquilidad. Es por esta razón que muchas personas descubren que es más útil acudir a un detective privado y realizar una investigación de infidelidad, que continuar consumiéndose en la duda.

c. Otro resultado (por inverosímil que parezca) posible, es que tu pareja no esté teniendo una relación adicional, sino que puede tener problemas de adicciones o ludopatías. A pesar de que un descubrimiento de esta índole puede ser menos impactante, implica igualmente una serie de situaciones duras de enfrentar al lado de la pareja, por lo que el detective privado deberá estar preparado para reaccionar de una forma empática, discreta y agradable en la medida de lo posible.
d. El engaño es más amplio de lo que se pensaba. De hecho, en muchas ocasiones no sólo es verdad que la pareja engaña al cliente, sino que tiene una vida completa con otra pareja. Una casa aparte, hijos con otra persona. Todo ello puede producir un impacto muy profundo, pues no es lo que una persona sospecha y es muy duro enfrentar este nivel de mentiras construidas a lo largo de años. De todos los resultados posibles, es éste el que involucra un trato más delicado entre el detective privado y su cliente. La preparación filosófica y moral del detective entrará en juego al entregar este tipo de resultados.

Finalmente podemos decir que no es nada sencillo para un detective privado en Madrid el tratar con investigaciones tan emocionalmente delicadas como lo son las de infidelidad. Y ello es aún más complejo para un detective en España que en otros países europeos, pues la personalidad de los españoles es más cálida y reaccionamos con más ardor ante las situaciones difíciles.

¿Tienes sospechas de que tu pareja te engaña? ¿Has detectado algunos de los puntos de alerta que hemos enumerado? No dudes en acudir a Detectives Monopol, tus detectives en Madrid para infidelidadesen donde encontrarás una respuesta discreta, profesional y delicada a tus necesidades de investigación.